El optimismo, una herramienta para aumentar la autoestima y ver la vida con otros ojos

¿Cómo ves el vaso medio vacio o medio lleno? Medio vacío o medio lleno…

Es muy común que una persona con baja autoestima sea pesimista y tenga monólogos internos como: otro hace las cosas mejor que yo, tiene las habilidades y yo no, etcétera. Pero… ¿qué es el optimismo? Creer que la vida es color de rosa, que los problemas en la familia o en el trabajo no existen… como suelen pensar los optimistas ingenuos. El optimismo significa insistir en los propósitos con una mentalidad positiva y actitud alegre, aquellos que son optimistas se fijan en el aspecto positivo de las cosas y esperan confiados que lograran buenos resultados. Cuándo un optimista se enfrenta a un problema acepta lo ocurrido, analiza y se ocupa de sacar lecciones para mejorar y avanzar. Ser optimista significa creer que se puede salir adelante aún cuando las dificultades aparezcan entendiendo que el fracaso es parte del proceso, que es una posibilidad real y recurrente y la forma de derrotarlo es insistir y persistir hasta lograr los objetivos.
Una persona negativa creerá que ante las dificultades no hay solución posible y que no vale la pena seguir intentando ya que fracasará, de esta forma la persona se convence de que cualquier esfuerzo no vale la pena y que es inútil cambiar las cosas. En cambio para alguien optimista el fracaso se percibe como algo transitorio (es una mala racha, pronto pasara, aprenderé de esta caída) lo que hace mantenernos con ilusiones, y así sentirnos más felices ya que optimismo y felicidad están muy ligados, vivir de forma optimista nos permite alcanzar el éxito ya sea en lo laboral, en pareja, familiar. Es normal tener días buenos y otros no tanto, todos los tenemos…pero lo importante es que tus días buenos superen a los malos. Ser pesimista es un hábito y como tal también tenemos el poder de erradicarlo si así lo queremos, tampoco es fácil cambiar de la noche a la mañana, ser negativos es un hábito que lo introducimos en nuestra vida de a poco y así también de a poco podemos comenzar a ser optimistas no se trata de decirse de ahora en adelante seré más positivo si no de cambiar la manera negativa de ver las cosas, por ejemplo si tienes que comenzar un proyecto nuevo y estas pensando que fracasarás, debes ser consciente y eliminar ese pensamiento concentrándote en lo bien que te irá,  de esta manera le dices a tu cerebro que no cometes errores al ejecutar este proyecto.
Rodéate de  personas optimistas, y promueve el optimismo en familiares y amigos.
Si puedes controlar una situación complicada hazlo con todo tu esfuerzo, pero si es algo que sale del control de tus manos, no te sientas fracasado(a) y saca las mejores lecciones de esto.
Evelyn Guerrero

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Autoestima Es Mi Responabilidad y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.