La Autoestima en los Hijos Depende de Ti

En este artículo te hablaré de la importancia que tiene el tener una buena autoestima para la educación de los hijos, como habrás leído en mi primer artículo la autoestima se desarrolla en la infancia, y depende directamente de la autoestima de los adultos. La autoestima no es siempre la misma y va cambiando a lo largo de la vida, según las experiencias y la interacción con los demás. La autoestima se hace necesaria para la salud emocional, ya que si no estás conforme contigo misma, tu vida resultará muy insatisfecha hasta en las necesidades más básicas, y no querrás traspasar tus amarguras y temores a tus hijos ¿verdad que no?. Porque quieres ver crecer a tus hijos física y emocionalmente sanos, sin inseguridades, o creencias erróneas que por lo general son inculcadas por padres con baja autoestima.

La autoestima se desarrolla desde que son pequeños y tú que eres mamá, o lo serás en el futuro, o bien tienes sobrinos, tienes un papel importante que cumplir, ayudando a fortalecer y reforzar la autoestima de ellos:

  • Empieza por ti misma, busca divertirte y encuentra nuevas formas de experimentar satisfacción familiar.
  • Le puedes enseñar buena autoestima diciendo, algo agradable sobre ti misma, así el niño aprende a tener buena autoestima sin necesidad de buscar siempre la aprobación de los demás. Cuándo los padres gustan a sí mismos, los niños también se gustan y se quieren.
  • Demuestra que te sientes satisfecha con tu vida laboral.
  • Confía en que tus hijos estén sanos y que sean felices.
  • Aprende a pedir disculpas a tu hijo cuando te equivocas, cuando lo has ofendido o maltratado, es la mejor manera de demostrarle que él es digno de respeto. Así aprenden que también pueden equivocarse, y aún así, siguen siendo buenas personas,  también aprenden que antes de reparar un error hay que admitirlo, y que corregir errores también es importante; aprenden la virtud de perdonar a los demás, cuando las cosas están fuera de su control.
  • Crea fuertes vínculos con él (ella), aunque signifique renunciar al control absoluto.
  • Mira tus actos, ya que para tu hijo eres un ejemplo a seguir. Alabar o criticar es un juicio que emite una persona sobre otra, saber hacerlo es esencial, para reforzar la unión entre padre (madre) e hijo, las críticas deben hacerse con sensatez para no dañar la confianza del niño, los halagos están bien, pero también deben guiarse por su propia opinión, ejemplo si tu hijo muestra una tarea buena del colegio, el acudirá a mostrarte el buen trabajo que ha hecho, buscando que lo alagues, para así reforzar sus propios sentimientos, está bien concedérselos, pero deben guiarse por su propia opinión y no por el juicio de los padres.
  • Debes decirles cosas agradables a tus hijos cuando no se lo esperen, ya que estos perduran por más tiempo, puede ser por una característica personal favorable al niño, así le enseñas que no es siempre necesario hacer algo bien para recibir elogios.
  • Es bueno hacer comentarios positivos de otras personas, para demostrar que es bueno pensar bien de los demás, aunque no estén presentes. Hacer comentarios positivos sobre tu entorno, hablar de la hermosa puesta de sol que vistes, le das a entender, que te sientes grata y cómoda con tu entorno.
  • No ridiculices sobre algo que el niño toma en serio.
  • Deja que tu hijo haga las cosas por sí solo, de este modo aprende a asumir responsabilidades así se capacita emocionalmente y aprende a que es capaz de resolver por sí solo sus problemas. Si el niño te pide ayuda, pregúntale que es lo que quiere que tú hagas, así aprende a dar respuestas razonables, de lo contrario si el niño ha recibido demasiada ayuda, no sabrá dar una respuesta correcta, pierde la capacidad de análisis y no sabe reconocer los recursos que él no posee.

Procura pasar el mayor tiempo posible con tu hijo, salgan a jugar al parque, háblale de las cosas que te interesan, aunque creas que él no te comprenda, disfrútalo, regalonéalo, dale muchos abrazos y besitos, cocínale algo rico, la comida da sensación de seguridad, así estarás forjando una sana autoestima en tu hijo, lo que le ayudará a ser un adulto, confiado y seguro de sí mismo, que sabrá elegir lo mejor para su futuro, porque eres una buena mamá, que quiere lo mejor para su hijo.

Te invito de dejar un comentario sobre el artículo que acabas de leer, Yo personalmente contestare tus preguntas y comentarios.

Gracias…

Evelyn Guerrero Laubscher

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Técnicas para Mejorar la Autoestima. Guarda el enlace permanente.